sábado, 4 de diciembre de 2010

Causalidades de la vida.

No hace falta que me cambie los anillos de dedo para acordarme de ti. Y es que todo tiene una causa, y la mía eres tú.

3 comentarios:

  1. Hacía mucho que no me metía en tu blog pero... muy buenas entradas ;) especialmente me gusta esta.

    ResponderEliminar